Blog "En Movimiento" Marzo 2016

 



Jorge y Erik Escobar G. | Marzo 2016. | Editorial. | Por: Jorge Escobar G.

 

La desesperante espera.

 

Sin lugar a dudas la ciencia avanza a pasos agigantados pero muchas veces estos pasos son desiguales, desde la implantación de un cráneo humano completo hasta el descubrimiento de “La partícula de Dios”, sin embargo, en el tema de la Distrofia Muscular falta mucho, desde las primeras noticias sobre DM en 1830 por Sir Charles Bell, los pasos para conocer mas han sido desiguales, inseguros y sobre todo lentos.

Mientras que en los Estados Unidos y Países Europeos se han logrado AVANCES significativos en investigación y nivel de vida de los pacientes con DM, aquí en México, no existe el interés y la importancia que debería tener esta enfermedad neuromuscular. No existe realmente un compromiso al 100% por parte de las instituciones de salud gubernamentales y también las particulares, llámense hospitales, laboratorios, fundaciones o asociaciones para elaborar una estrategia o programa que tome a la Distrofia Muscular como una enfermedad de salud pública y sobre todo quitarle la etiqueta de “Enfermedad Exótica”.

Afortunadamente no hay que empezar desde cero, las bases que existen en México pueden servir de cimiento para establecer el inicio de un avance significativo. En primer lugar se requiere que la sociedad conozca que es la Distrofia Muscular, que es, como detectarla, cuales son sus causa y como lograr un nivel de vida óptimo en todos los aspectos.

Es tiempo para unirse y sembrar conciencia de lo que es y lo que implica tener Distrofia Muscular, demostrar que somos personas que pueden aportar su integración, ideas y trabajo a la sociedad, borremos del tiempo a la desesperante espera para demostrar que podemos y para dar a conocer que es la Distrofia Muscular (DM)

 

Cueva de vida