Blog "En Movimiento" Septiembre 2015

 



Jorge y Erik Escobar G. | Agosto 2015. | Editorial. | Por: Jorge Escobar G.

 

Kilómetro 50.

 

Así como en el espacio exterior se mide la distancia en años luz, aquí en nuestro mundo los terrícolas de cepa cumplimos cada año un ciclo.

Si nos ponemos a pensar, no todos los años de nuestra vida transcurren igual, habrá momentos en que el año nos parezca corto y al siguiente más largo de lo que realmente es.

En lo personal siento que he llegado a ese kilómetro 50 en la carretera de la vida, sin embargo, para llegar hasta este punto he tenido que librar obstáculos, tomar desviaciones y retornos, así que a ese kilómetro 50 hay que añadirle distancias extras, esto es, la experiencia.

En la supercarretera, carretera de doble sentido, caminos y brechas de nuestra vida, nos encontramos con pequeños y multicolores oasis a un lado de nuestra carretera o camino, esos oasis son los amigos. Es por eso que les doy las gracias a ustedes que en este día tan especial están aquí presentes, ustedes son quienes alimentan ese motor de mi auto, que es la vida. Agradezco a mi hermano que a pesar de mis acelerones, lentitudes y a veces choques en la carretera de la vida, vaya siempre a la par conmigo.

Como todo ser humano, desconozco a los cuantos kilómetros se me termine la gasolina, sin embargo, debo concentrarme siempre en tener la vista fija en esa carretera que es la vida, mirar a los lados y detenerse cuando necesite descansar para volver a retomar el camino.

Mi kilómetro 50 apenas comienza y agradezco a cada uno de ustedes el darme ese banderazo de salida y seguir por mucho tiempo más (así lo espero) conduciendo al lado de cada uno de ustedes. Muchas gracias y Bendiciones. Los quiero mucho. Jorge Escobar G.

 

Cueva de vida