Blog "En Movimiento" Agosto 2015

 



Jorge y Erik Escobar G. | Agosto 2015. | Editorial. | Por: Jorge Escobar G.

 

Vivir el día.

 

 

El tener una enfermedad neuromuscular implica aprovechar cada minuto del día. El levantarse de la cama ya implica gastar unos minutos más que una persona sana aún con ayuda de algún familiar, si uno no tiene un familiar que lo apoye, el levantarse de la cama implica 3 veces más de tiempo de lo normal.

Cada movimiento implica un gran esfuerzo, aún con ayuda el tiempo pasa lentamente y uno siente que hace pocas cosas; es por eso que aparte de las labores cotidianas, es recomendable tener tareas de distracción, esto es, tareas lúdicas que nos ayuden a romper esa cotidianidad, una de ellas y que puede ser diario es el leer y/o escribir, otras pueden ser manualidades sencillas, desde armar un rompecabezas hasta crear bisutería, dibujar e incluso jugar juegos de video, cantar, etc. Todo esto parecería banal para la mayoría de las personas, pero para alguien con distrofia muscular representa una forma de distracción y motivación para seguir adelante.

Las relaciones humanas son parte fundamental en el bienestar anímico y espiritual en una persona con un padecimiento neuromuscular, recibir visitas en casa o salir de esta de manera periódica aportara una dosis de energía anímica y si la mente y el espíritu están en orden el cuerpo también lo estará.

Así que vivir el día, cada día, implica ser creativo, la más insignificante idea para mantenerse activo y motivado servirá siempre, el apoyo de familiares y amigos es fundamental y sobre todo tener la mentalidad de que se puede salir adelante.

 

Cueva de vida