Jorge y Erik Escobar García | Abril 2018 | Editorial | Cueva de Vida

 

Discapacidad y política

 

En épocas electorales se hablan de muchos temas, pero también no se hablan de muchos otros y en ocasiones se hablan de forma oportunista, esto último pasa con respecto a la discapacidad, los políticos echan mano de estos temas “sensibilizadores” para “humanizar” su imagen ante los  electores.

Hablan de estadísticas cuando no hay una cifra confiable de cuantas personas con discapacidad física y/o motora existen en el país, simplemente no hay un registro de cuantas personas padecen Distrofia Muscular.

Viendo el primer debate presidencial, uno se puede dar cuenta que el tema de la discapacidad no es una prioridad de los candidatos, sólo dos de los cinco hicieron alusión escueta sobre los discapacitados.

Al mexicano le gusta que los políticos les hagan prometan, luego se olvidan de cumplirlas y al ciudadano de exigirlas.

Ya es hora de que a los discapacitados se nos otorgue un estatus quo conforme al milenio que estamos viviendo. Sin importar si el próximo presidente es de derecha, de izquierda o del centro, debe homologar leyes y programas sociales a nivel Federal que logren un bienestar social y económico para las personas con discapacidad.

Un individuo con discapacidad no es una resta, es una suma para el progreso de la nación, dejemos atrás la mentalidad y el perjuicio sobre que alguien con una característica motora, sensorial o intelectual diferente es un ser humano inconcluso

 

Cueva de vida