Jorge y Erik Escobar García | Marzo 2018 | Editorial | Cueva de Vida

 

La Visión de alguien que padece DMFSH

 

Paco tiene Distrofia Muscular y lejos de dejarse vencer, esta es su visión y pensamiento para salir adelante. ¡Bien dicho y bien hecho Paco!.

“Sé que mi forma de caminar, gesticular palabras y mis movimientos; causan curiosidad, asombro, burlas, y muchas veces rechazo. Afortunadamente también sé que ése no es problema mío, si no de ellos; mi verdadero problema radica en mis músculos que cada vez pierden fuerza y algunas articulaciones comienzan a deformarse y me hacen malas jugadas. Por ende, algún día alcanzará la debilidad a mi corazón. Así es la Distrofia Muscular.

Por eso de repente me ven madreado, mallugado o en el hospital, pero el truco para tener siempre una sonrisa es amarte y aceptarte tal y como eres, no perder nunca la fe y agradecer por lo que aún tengo y puedo hacer. Aunque voy a confesar algo: soy un necio mañoso y ¡no me dejo, no me dejo y no me dejo!

De los amores pues ni les hablo, se fueron mientras pudieron (eso sí, me he comido lo que he querido). En cambio, la familia y amistades valiosas llegaron para quedarse y echar mambo conmigo hasta que esto dure.

Los límites están en cálculo, derivación e integración (si no saben a lo que me refiero, estudien bola de burros), no en los sueños y capacidades de mi cuerpecito. Así que mientras pueda seguiré cantando, escapándome por la carretera, de ojo alegre, querendón, comelón, burlón y dicharachero.

Besos, abrazos, agasajos y arrimones. Los bendigo a todos.

Paco Serrano.”

 

Cueva de vida